Triunfa en tu primer mes en un nuevo trabajo

Compartir este artículo:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Conseguir un empleo, en los tiempos que corren, es un reto que, una vez conseguido se ha de celebrar incluso con cava y cotillón. Sin embargo, tu primer mes en un nuevo trabajo resultará clave a la hora de mantener esta motivación y este estado de ilusión en el que te encuentras cuando por fin aceptas una oferta en firme.

Tu experiencia en el puesto de trabajo puede ser muy satisfactoria o, puede complicarse innecesariamente si no sabes tener en cuenta los aspectos esenciales que se deben tratar ante un cambio de estas características.

Un nuevo empleo puede suponer una revolución total, salvo que conozcamos a la nueva plantilla y ya estemos familiarizados con el entorno de trabajo.

Salir de la zona de confort a la que estábamos acostumbrados es siempre un reto que no todo el mundo sabe gestionar. Por este motivo, hoy vamos a conocer algunos de los puntos clave que conlleva un cambio de esta magnitud.

 

Lo que implica tu primer mes en un nuevo trabajo

 

Emociones encontradas ante un escenario incierto. Desde un punto de vista objetivo, un nuevo trabajo siempre puede ser el empujón que necesitábamos para continuar creciendo personal y profesionalmente.

Quizá este cambio pueda estar influido por las circunstancias anteriores, así que te invito a hacerte la siguiente pregunta: ¿cuál es la “mochila” emocional con la que empezamos esta nueva etapa?

Salir de la situación anterior puede haberse producido por diferentes factores, en el mejor de los casos, no estabas en situación de búsqueda activa y simplemente la oportunidad de un nuevo empleo con mejores condiciones se cruzó en tu camino.

También es posible que se dieran circunstancias como el estrés acumulado, una mala relación con los compañeros, desacuerdos o incluso una sobrecarga en las funciones que teníamos asignadas.

Es tiempo entonces de reflexionar sobre las experiencias pasadas y abrirse a un nuevo capítulo de nuestra vida laboral desde nuestro propio autoconocimiento. El primer mes es siempre un espacio de tiempo en el que priorizaremos un término con el que tendremos que familiarizarnos de ahora en adelante: adaptación.

Sin ella, no podremos encontrar el hueco y comodidad que teníamos previsto conseguir con este gran paso que acabas de dar.

Es un momento también para observar nuestras emociones, sobre todo aquellas que nos generan una mayor inseguridad. Haremos un pequeño listado con las emociones más comunes y algunas de las preguntas que van asociadas a dar el salto y pasar a formar parte de una nueva plantilla:

 

  • Incertidumbre. ¿Cumplirá la empresa con el contrato? ¿Respetarán el acuerdo firmado por el que te convencieron finalmente para unirte a su proyecto? ¿Encajaré con los valores de la empresa?
  • Inseguridad. ¿Le gustará mi rendimiento a la empresa? ¿Mi formación será suficiente para hacer un buen trabajo?
  • Miedo. ¿De qué manera me acogerán mis compañeros de trabajo? ¿Qué tipo de relaciones laborales podré desarrollar?

Todas estas emociones son normales y todas las personas, en mayor o menor medida las hemos experimentado, cuando hemos tenido que afrontar un reto nuevo. En realidad, su misión es protegernos y ponernos en guardia, sin embargo, no nos serán de utilidad a la hora de mostrarnos con todo nuestro potencial.

 

Cómo afrontar el primer mes de trabajo y lograr superarlo.

 

Así, observando nuestras emociones y aceptándolas con la intención positiva de protegernos evitaremos en gran parte que puedan llegar a bloquearnos. O mejor, podemos identificarlas, aceptarlas y sustituir la incertidumbre por confianza, la inseguridad por proactividad o el miedo por confianza, encontrando el impulso necesario para avanzar.

Te invito a revisar las preguntas anteriores y a sustituirlas por otras que te empoderen y que demuestren tu compromiso con el nuevo proyecto:

 

  • Tranquilidad. ¿De qué manera revisaremos los acuerdos de inicio?, ¿Cómo puedo establecer una relación de confianza con mi nuevo empleador? ¿Con qué valores de la empresa me identifico?
  • Proactividad. ¿Cómo sabré que mi rendimiento es el acorde a las expectativas? ¿De qué manera tendré acceso a formación si la necesito para mi trabajo?
  • Confianza. ¿Qué puedo hacer para generar buenas relaciones en el entorno laboral? ¿Qué valor puedo aportar al equipo de trabajo?

 

Recuerda que reforzar la seguridad en uno mismo es un aspecto fundamental para encarar este tipo de situaciones donde todo el entorno varía.

Estarás en un ambiente desconocido ante una serie de situaciones que no preverás. Sin embargo, todo es controlable si adoptas una postura abierta y optimista, con confianza en tus posibilidades y en tus competencias pese a las dificultades que puedas experimentar en tu adaptación al nuevo puesto.

Has llegado a un puesto de trabajo nuevo porque lo mereces y han confiado en ti antes que otro, asume este reconocimiento con humildad y a la vez, con un orgullo sano.

Por otra parte, la decisión la has tomado tú. Podrías haber declinado la oferta o rechazado el puesto. Asume la responsabilidad de tu decisión y sácale provecho para tu bienestar laboral.

 

Recuerda tu para qué

 

Ya sabréis por otros posts que, cuando aparecen dificultades, nuestro “para qué” es como ese refugio en el que encontrar la motivación para continuar y persistir.

La relación laboral con tu empleador es un camino de doble vía y lo habitual es que la empresa tenga tantas ganas como tú de que vuestra relación funcione. Estás aquí para ayudar a la empresa, al igual que a ti, a seguir creciendo.

Es la oportunidad de enseñar tu talento y el valor que puedes aportar. Has venido para quedarte y demostrar que eres útil para la empresa, capaz de asumir cualquier reto.

 

Respeta tu curva de aprendizaje

 

Otro riesgo es pretender estar al 100% nada más llegar. Sin embargo, por muy competente que seas, habrá procesos o herramientas nuevas con las que necesitarás familiarizarte.

“La curva de aprendizaje” es el proceso a través del cual irás adquiriendo la experiencia y conocimientos que te permitirán alcanzar un rendimiento óptimo.

Según el nivel de autoexigencia que te impongas, puede que te parezca que tu ritmo de aprendizaje es lento. La curva de aprendizaje no siempre es lineal, así que lo recomendable es que puedas establecer unos objetivos con los que te sientas confortable.

Una curva de aprendizaje se puede parecer a esto:

 

Pero también a esto:

En realidad cada proceso es único y no depende únicamente de nosotros sino también de las circunstancias, así que centrate en lo que si es tu responsabilidad.

“Sobreestimamos lo que podemos lograr en un día y subestimamos lo que podemos lograr en un año

Esta frase resume la denominada “Ley de Amara”, un sesgo cognitivo que tiene mucho que ver con la manera en la que nos proyectamos en relación a nuestros objetivos.

La clave está en establecer tus metas de una manera adecuada y en que vayas reconociendo tus avances por pequeños que sean. Disfruta del proceso, dale tiempo al tiempo y confía en ti.

 

Contar con un mentor o mentora nos ayudará a marcar la diferencia

 

Puede que sientas la tentación de querer hacer todo por ti mismo, y te entiendo perfectamente, Sin embargo, en el camino a la adaptación al nuevo puesto necesitarás contar con una red de contactos que te apoye y te impulse.

 

Estos contactos pueden ser:

 

  • Fuentes de información: Aquellas personas dentro de la organización que son denominados como expertos en alguna materia o personas a las que consultar en caso de duda sobre un tema en particular.
  • Aliados/as: Aquellas personas dentro de la organización en las que te puedes apoyar, principalmente porque compartís valores e intereses comunes dentro de un proyecto.
  • Amigos/as: Según una encuesta de GALLUP uno de los indicadores de compromiso con nuestro trabajo es si tenemos un “mejor amigo” en el trabajo. Contar con alguien de confianza, tendrá sin duda un impacto positivo en nuestra integración, ya sea por apoyo moral o para tener acceso a información “informal” sobre la empresa.
  • Mentores/as: Esta figura que puede pertenecer a la organización o puede que sea externa. Una persona en la que te puedas inspirar principalmente porque posee la experiencia que tu necesitas en el puesto.

 

Contar con alguien que haya hecho el camino antes que tú, es una de las mejores maneras tanto de acortar la curva de aprendizaje como para ayudarte a establecer objetivos en tu nuevo reto profesional.

Sin duda alguna el apoyo social dentro de tu nuevo equipo será clave a la hora de facilitar nuestra adaptación y nuestra satisfacción tanto en tu primer mes en el nuevo trabajo, como a lo largo de nuestra relación profesional.

 

En resumen: las inseguridades son un aliado poco recomendado que puedes combatir con un refuerzo positivo

 

A lo largo de este artículo hemos hablado de como prepararte mentalmente para que tu experiencia laboral comience con buen pie.

Autoconocimiento, empoderamiento a través de nuestro lenguaje interno y trabajar desde el principio en nuestra red de contactos son las claves que sentarán las bases de una próspera relación laboral comenzando en el primer mes en tu nuevo trabajo.

Tu actitud es tu responsabilidad, pero no forzadamente, sino mostrando tu autenticidad. Ofreciendo siempre tu experiencia y conocimientos al servicio de la empresa, incluidos tus nuevos compañeros.

Solamente aceptando estas sencillas condiciones, tus miedos e inseguridades sobre el primer mes en un ambiente completamente desconocido para ti, cambiarán radicalmente.

Si estás viviendo un cambio laboral y necesitas acompañamiento especializado, estoy a tu disposición a través de mis mentorías personalizadas.

Ahora me gustaría escucharte a ti,

¿de qué manera te preparas para una nueva experiencia laboral?

¿Qué tipo de experiencias laborales has tenido al empezar en un nuevo puesto de trabajo?

¡Te leo!

¿Te interesa mantenerte al día sobre temas de estrategia de carrera y bienestar laboral?
Suscríbete a mi newsletter, ¡es gratis!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas ayuda con tu carrera profesional?

Pregúntame por mis mentorías personalizadas.

Ir arriba
Abrir chat
Contáctame por whatsapp
¡Hola! Te doy la bienvenida.
¿En qué puedo ayudarte?